¿Cómo ser más productivo durante el Home Office?

¿Cómo ser más productivo durante el Home Office?

El aislamiento social impuesto para evitar la propagación del Covid19, puso en foco una modalidad laboral que, hasta el momento, sólo algunas empresas habían adoptado: el teletrabajo o home office.

No son pocas las empresas que ya decidieron, o están pensando en seguir utilizando esta metodología una vez que termine la pandemia. Entonces, ¿qué es el home office?

Su traducción literal es «oficina en casa», pero verdaderamente se refiere a realizar tareas profesionales y laborales desde un lugar alternativo a la oficina, como el hogar, un espacio de coworking, entre otros.

En esta modalidad de trabajo, la productividad se mide en cumplimiento de tareas y proyectos, más allá de horarios. Y como gestores o líderes, se pueden aplicar ciertos parámetros para aumentar más aún la eficiencia del equipo.

Es importante elegir a los profesionales correctos. No todo el mundo es productivo fuera de la oficina. Hay que buscar que las personas elegidas sean independientes y enfocadas, y que cuenten con las herramientas necesarias para trabajar desde casa.

No sólo es fundamental tener un espacio adecuado para trabajar y conexión a internet, sino también ciertos programas que permitan llevar a cabo las tareas y estar en contacto con el equipo: correo electrónico, vpn, mensajería, copias de seguridad, entre otros.

Por otro lado, al no estar físicamente en el mismo lugar, el equipo puede perder la sinergia. Es necesario entonces que se comuniquen periódicamente, intercambien información relevante y estén al tanto del estado del trabajo.

Como cada empresa es diferente, lo más importante es identificar los puntos cruciales para el funcionamiento de cada negocio, estipular normas de trabajo y trasmitirlas a todo el equipo.

Sabemos que esta forma de trabajar, requiere una dosis extra de disciplina y concentración. Es por eso que queremos compartirles a continuación, algunos consejos para rendir al máximo y mejorar la productividad.

 

12 claves para lograrlo

Trabajar o estudiar desde casa puede tener muchas ventajas: ahorro de dinero, menos horas de viaje, flexibilidad en los tiempos, entre otras. Sin embargo, convertir la comodidad de tu hogar en área de trabajo puede ser un gran desafío.

Si tenés en cuenta estas pautas, podrás ser más eficiente y disciplinado, y asegurarte que tu rendimiento no baje durante el home office.

No pierdas la rutina
Uno de los errores más frecuentes a la hora de trabajar desde casa es quedarse acostado o en pijama. Es muy importante darle a nuestro cuerpo señales claras de cuando inicia y finaliza nuestro trabajo, incluso cuando no nos hayamos movido del hogar.

Por eso, se recomienda asearse y vestirse como si fuéramos a salir de casa. Así, nos predisponemos mejor frente a las tareas que debemos realizar y se arranca el día con más ganas.

Organiza tu espacio de trabajo
Es importante definir un lugar donde podamos realizar nuestras actividades. Aunque sea pequeño, mantenerlo organizado y limpio para que no interfiera con tu concentración y procura, en lo posible, tener privacidad.

Lo ideal es un espacio aireado, cerca de alguna ventana, con un escritorio o mesa cómoda y una silla que ayude a mantener una posición ergonómica y saludable para tu columna vertebral. Y trata de evitar:

– Almorzar frente a la computadora
– Manipular bebidas sobre papeles importantes
– Acumular objetos innecesarios en tu espacio de trabajo

Establece horarios
Más allá del horario que acuerdes con tu equipo, es importante delimitar un horario de inicio y finalización de actividades, al igual que un tiempo prudencial para almorzar. Esto ayuda a que las tareas no se estiren y disciplina a tu mente para que, durante ese período, esté enfocada en el trabajo.

Toma recreos
Si necesitas una pausa, prepara algo de tomar, estira las piernas o mira por la ventana. Pero evita agarrar el celular, prender la televisión o realizar tareas domésticas, ya que estas distracciones pueden prolongarse más de lo esperado y dificultarnos la vuelta a la concentración.

Establece límites
Es importante comunicar a tu familia que estás trabajando, tus horarios y rutinas. De esta manera quienes vivan con vos van a saber que aunque estés en casa, estarás ocupado y no podrás atender otras tareas.

Las charlas familiares, el jugar con los niños o atender a las mascotas pueden desconcentrarte y evitar que cumplas con tus tareas diarias, afectando tu desempeño.

Para quien tiene niños en casa, una red de apoyo puede ser muy útil. Es necesario hacer acuerdos y dividir tareas y horarios entre todos los responsables.

Establece hábitos saludables
No caigas en la tentación de dormir a deshora o comer comida chatarra. Para continuar desempeñándote bien en tu trabajo y en tu vida es necesario descansar correctamente y mantener una buena alimentación.

Trata de tener alimentos saludables en casa y aprovechar los fines de semana o ratos libres para cocinar platos que te permitan alimentarte correctamente.

Establece metas y arma listas
Una de las claves para ser productivo es no perder de vista los objetivos. Establece metas diarias, semanales y/o mensuales que te permitan cumplir con todas las tareas y alcanzarlos.

Diariamente podes organizar tu día con una lista de pendientes y tareas a realizar, categorizarlas y así saber qué es urgente o prioritario, y qué puede esperar. Esta planificación, sin duda, hará más eficiente tu trabajo.

Identifica tus momentos más productivos
Es importante saber en qué horario tu cuerpo y mente tienen una mejor productividad. Identifica esos horarios y aprovéchalos para avanzar en la mayor cantidad de tareas que puedas.

Haz una cosa a la vez
Si bien es importante ser productivo, intentar contestar una llamada mientras se escribe un correo electrónico es un error. Es mejor hacer una cosa a la vez para que tu cerebro esté totalmente enfocado y puedas terminar esa tarea, mejor y más rápido.

Organiza reuniones virtuales
Hay cada vez más eficaces y sencillas herramientas para hacer reuniones: Google Meets, Hangouts, Skype y hasta Zoom. A través de las cuales podes hacer videollamadas o chatear con tu equipo, compartir información e incluso archivos.

Dedícate tiempo
Al no salir de casa y tener horarios flexibles, es común que trabajemos más horas. Es importante saber cuándo parar y dedicarnos un tiempo para nosotros. Hacer ejercicio, salir a caminar, descansar o incluso pasar tiempo en familia son actividades que nuestro cuerpo y mente necesitan.

Inspírate
Cuando estés agobiado por una tarea, investiga en línea como resolver el problema, hay muchos videos y tutoriales que seguro pueden ayudarte. También puedes hacer cursos online o leer artículos sobre tus áreas de interés.

Las oportunidades de mejorar y crecer como profesional, ¡son infinitas!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *